por

La england de aquel 91

N-7-PORTADA_REVISTA_DESNIVEL_1991Cuando me enteré de que Ben Moon con 49 años había encadenado un 9a en Malhamcove (Yorkshire, Gran Bretaña) y leí que se trataba de la extensión de Raindogs 8a, rápidamente me transporté a 1991 y el viaje que hicimos aquel verano, Javier Morales, Paco Fernández y yo. Precisamente Ben Moon hacia escasos meses que había encadenado Hubble 8c+ de aquel entonces y recotada hace poco a 9a. Aquello se veía duro y chungo.  England (3)Aterrizamos con un queso en mi mochila atestada de carretes, un infernillo, un cazo…de españoles total. La primera noche dormimos en la azotea de una biblioteca que nos colamos. Por la mañana las limpiadoras nos sorprendieron en paños menores. No dijeron nada, únicamente se reían moviendo los plumeros. Hicimos una buena entrada. Otra de las primeras noches fue perdidos en una barriada cerca de la parada de donde nos dejó el bus: un jardín de un chalecito. Me desperté con los dientes de un caballo intentando morderme el pelo. Previamente se nos comió unos huevos que habíamos pillado. Estábamos en Peak District. Fuimos a Froggat, Burbage… un inglés que nos vio que apuntábamos maneras nos acercó hasta Yorkshire (vimos perritos) y hasta Malhamcove. Un tipo simpatico. Hasta nos regaló un mapa. Estábamos mas perdidos que el capitán Nemo. 4Malham era muy chulo. Plantamos la tienda en un pradito cerca del río y a poco de las paredes. Estaba rigurosamente prohibido y no lo sabíamos. Pasaron un montón de días hasta que un ranger que había estado en Lloret de Mar y hablaba algo de español nos dijo que no se podía. Acampamos en el camping más cutre del mundo: un prado regentado por una viejecita con rulos y muchos gatos que nos vigilaba a cada momento. 5Por supuesto duchas no había. El proceso de entrada a la tienda para evitar la entrada de las nubes de mosquitos era todo un rito. Luego nos dedicábamos un rato a matar a los que se habían colado dentro. El primer día nos plantamos en el muro con todo el solarín e hicimos algo que nos pareció fácil para calentar. Resbalaba un poco, pero hicimos cumbre. Luego le echamos el ojo, por casualidad a Raindogs y ya el ballet fue más acelerado. Resbalaba….recuerdo los piñazos y la cuerda, un prototipo de roca, cómo resbalaba por el ocho, dejando una película negra. Era algún recubrimiento que estaban probando. La domamos a base de caídas. Íbamos a comprar pan -de molde claro- a una granja que nos lo sacaba del congelador y nos cobraba el porte claro. Cutres a más no 6poder. A golpe de bus y con enormes mochilas íbamos por las escuelas buscando el apalanque. Cerca de donde se encontraba la mítica Revelation y Hubble, sin saber aún dónde estaban las vías, acampamos cayendo la noche. Estábamos cerca de la entrada de una fabrica de ladrillos y habíamos dejado la bolsa de basura colgada de un árbol 14para que los zorros y gatos no la esparramaran, pero se ve que alguno tenía dotes y esparramó todo. Paró un coche dando voces  y nos largaron rápido diciendo que llamaban a la police. Se nos cayeron los palos del sombrajo cuando vimos el cachin de roca con fogata debajo donde estaban las vías. Tenia la altura de un paisano, con aquellas presitas medio rotas…cutre, cutre. No teníamos mucha pasta, así que allí echamos los restos dando pegues. Por la mañana levantábamos el chambao. Una mañana llegó un austriaco y los niños nos pisoteron todo. nos hicimos los simpáticos para ver si nos sacaban de allí, pero no les conveníamos. Otro día llegó una rubia a la que ataqué con mi mejor inglés para ver si nos sacaba de allí. Dijo que sí, que volvería…Con las fuerzas justas, pues sólo comíamos en un bol de pin y pon una vez al día una exigua dieta los tres pillamos un bus para volver al Peak England 91District. Acampamos en Froggat por toda la cara y pusimos un tenderete con el juego de friends que 13cropllevábamos. Nos jugábamos a las cartas las piezas y así los beneficios. Un local climber al ver el percal nos llevó a una tienda grandota para ver si nos los compraban y allí en la mini cafetería vimos a Ben Moon. Se fijo en nosotros por las indecentes pintas que llevábamos, los tres vestíamos las míticas camisetas anaranjadas de tirantas de Boreal con la foto de Chema Gómez. Él también la llevaba, pero más decentemente. A la vuelta sin absolutamente un penique casi perdimos el avión. Bueno, aquello fue la caraba. Era 1991, éramos jóvenes, no teníamos móviles, no había internet, pero éramos de aquella generación que hoy valora todavía lo que es la ESCALADA.

Mítica portada de Desnivel con Javier Morales haciendo un solo. Francisco Fernández en una clásica de Milestone. tres tomas de Raindogs, incluyendo el primer pegue bien soleado. Las mochilas a la puerta de un pub-el ambiente se diluía a las 19,30- nuestro apalanque bajo Hubble y yo gastando las ultimas fuerzas en Burbagge Edge. Creo que aún tengo esas mallas.